Hábitos para mantenerte saludable | Redoxon®

Share on :

Hábitos para  mantener una buena salud

Fortalecer el sistema inmune para evitar enfermedades y otros problemas de salud está dentro de las tareas más difíciles en el mundo actual. Si no aprendes a minimizar los riesgos, incluso un sistema inmune fuerte puede no ser capaz de lidiar con todos los factores externos. Es por eso que hemos preparado una guía de hábitos que pueden ayudar a mantenerte  saludable.

Las personas llevan a cabo un gran número de actividades sin realmente reflexionar sobre ellas. Existe un inmenso poder en aprender los hábitos correctos y  descartar los incorrectos. ¿Cuáles pueden ayudarte a evitar una visita a tu médico? Sigue leyendo para descubrirlo.

Higiene personal

Mantener la higiene personal es el factor más importante para evitar enfermedades. Por eso es fundamental lavarse las manos siempre que sea posible y convertirlo en un hábito, en especial mientras estás en el trabajo o luego de usar el transporte público. Actos cotidianos como tocar manijas y barandas o estrecharse las manos son bastante riesgosos de por sí, pero si no te lavas las manos para minimizar el riesgo de contraer una enfermedad, estás abriéndole la puerta a los problemas. También es importante recordar que mantener un cuidado adecuado de la salud se consigue con pequeñas cosas. Cortar las uñas es un buen ejemplo. No tienes idea de la cantidad de cosas desagradables que pueden esconderse debajo de las uñas si no las cuidas. No permitas que algo tan insignificante ponga en peligro tu sistema inmune; corta tus uñas cuando sea necesario.

Padre e hija preparando la comida juntos

Higiene alimenticia

Ya sabes cómo es: cientos de personas todos los días en las tiendas, caminan, miran y tocan los productos que luego compras. ¿Desagradable?, si, siempre y cuando olvides lavarlos correctamente. Como la comida puede tener gérmenes, necesitas lavarte las manos e higienizar las superficies luego de preparar tus alimentos. Lava todos los productos cuando llegues a casa, sobre todo las verduras y las frutas. Recuerda cocinar la carne a las temperaturas adecuadas y no dejes la comida al sol; sí o sí debe refrigerarse. Si decides comer en restaurantes o comprar comida preparada, evita lugares que no se vean higiénicos y elige en lo posible establecimientos de confianza.

Las vacunas previenen enfermedades .

Al llegar al final de nuestra niñez ya nos hemos vacunado contra varias enfermedades. Pero es importante tener en cuenta que además de las vacunas obligatorias, existen otras adicionales que podemos aprovechar. Por ejemplo, la vacuna de la gripe es opcional y debe administrarse con regularidad1 ya que los virus cambian y evolucionan. Revisa tus antecedentes de vacunación para conocer qué vacunas ya tienes y cuáles puedes administrarte ahora.

No permitas que las enfermedades prosperen

Existen dos errores comunes que las personas cometen cuando están enfermas. O dejan de medicarse cuando comienzan a sentirse mejor o salen de sus hogares. Ambas conductas son imprudentes. Siempre debes terminar de consumir el medicamento prescrito  y quedarte en casa hasta que te hayas recuperado al 100 %, incluso si ya no te sientes mal. Siempre se recomienda mantener la distancia hasta que tengas la certeza de estar completamente saludable. Esto es por el bienestar de las personas que te rodean y por tu propia salud. Hasta que te hayas recuperado completamente, puedes tener virus inactivos dentro ti, así que no les des la oportunidad de recobrar fuerzas y no pongas a los demás en riesgo. 

Implementar estos 4 hábitos simples garantiza que seas mucho menos propenso a contraer una enfermedad y ¡le quitará mucho estrés a tu sistema inmune!


De qué forma la Vitamina C, el Zinc y la Vitamina D
de Redoxon® Total fortalece
el sistema inmune

 

 

El cuerpo cuenta con defensas naturales poderosas y el sistema inmune adopta diferentes formas de enfrentarse a amenazas provenientes de gérmenes. El sistema inmune está formado por tres mecanismos de defensa principales: barreras físicas (piel y mucosa), barreras celulares (glóbulos blancos) y anticuerpos. Los nutrientes como las vitaminas y los minerales, resultan esenciales para la salud y el funcionamiento de esta compleja red.

En el mundo acelerado en el que vivimos, donde se consume mucha comida rápida y precocida, puede ser todo un desafío consumir las cantidades adecuadas de frutas y verduras que nos proveen las vitaminas y los minerales que necesitamos para el buen funcionamiento de nuestro sistema inmune. Un consumo insuficiente de vitaminas y minerales puede afectar de forma negativa el sistema inmune y  la salud en general. Aquí es donde Redoxon® Total juega un papel importante. Nuestros productos con vitamina C y otros componentes están diseñados para fortalecer el funcionamiento del sistema inmune.

Conocer más

 

Redoxon® Total Suplemento con Vitamina C, Zinc y Vitamina D para fortalecer el sistema inmune

Debes cuidar tu sistema inmune. Incluso si no lo notas, el sistema inmune trabaja las 24 horas. Así como las plantas necesitan agua y luz solar, el sistema inmune necesita de una ingesta habitual de nutrientes para contribuir al funcionamiento adecuado de los sistemas de defensa del cuerpo.

Junto con un estilo de vida saludable que incluya ejercicio físico y una buena alimentación, los suplementos como Redoxon® Total con Vitamina C, Zinc y Vitamina D resultan de gran ayuda para fortalecer el sistema inmune durante todo el año.

 

 

 

 

 

80 años de experiencia en vitamina C

En 1934 fuimos pioneros en la creación del primer suplemento con Vitamina C del mundo y hemos ayudado a muchas personas a mantener sus defensas altas durante más de 80 años. En la actualidad, nuestros productos contribuyen a mejorar la inmunidad día tras día. 

Refuerza tu sistema inmune. 

¿Estás buscando cómo fortalecer el sistema inmune? Puedes buscar artículos sobre refuerzo inmunitario. 

Redoxon Total Suplemento con vitamina C, D y Zinc sabor a naranja (comprimidos efervescentes).
Redoxitos Total Gomitas masticables, suplemento con vitaminas C, D y Zinc.